La utopía de la objetividad absoluta

Sandra Fernández

Resulta complicado, a veces, discernir dónde termina la labor de un periodista cuando finaliza su jornada de trabajo y expresa libremente sus intereses y opiniones en las redes sociales. Se suele decir que un periodista mantiene su condición de canal comunicativo las 24 horas del día. Por tanto, que profesionales de la comunicación asociados a un periódico concreto se muestren abiertamente partidarios de un político en concreto o critiquen sin tapujos las propuestas de los partidos puede acarrear consecuencias directas para la cabecera que representan. Es por esto que a principios del pasado mes The New York Times envió un memorando a todos sus redactores en el que les exigía limitar la expresión de sus opiniones privadas de forma pública en las redes sociales. Surge aquí, de nuevo, un conflicto ético lleno de matices. ¿Tiene derecho un medio de comunicación a anteponer su imagen de objetividad sobre la libertad de expresión particular de sus trabajadores? ¿Puede un periodista ser siempre completamente objetivo en todo lo que hace?

La plataforma “Ética Segura” se hacía eco de la publicación del medio y sacó el tema a debate con la participación de todos sus seguidores. Por supuesto, resulta comprensible que un medio se preocupe por mantener su credibilidad ante sus lectores. Un redactor que escriba diariamente contenidos de política en un medio puede perder su respeto como profesional si utiliza sus redes sociales para atacar o defender con ferocidad las cualidades de un político en campaña. Los lectores, a su vez, no leerán con la misma confianza a un redactor que se haya labrado un talante reflexivo y de madurez frente a otro que no dude en manifestar su opinión personal ante cualquier hecho de actualidad. Pero, ¿hasta qué punto puede un medio controlar esa personalidad de sus trabajadores? O más aún, ¿quién puede decidir cuándo un periodista está expresando su opinión? ¿Acaso no todo contenido periodístico está marcado por el criterio personal del periodista que lo publica?

obb

Pongamos como ejemplo un medio nacional. El Mundo, ante la sacudida política del PSOE, publicaba esta mañana la futura abstención del partido para permitir la investidura del presidente en funciones Mariano Rajoy. Uno de sus periodistas, Rodrigo Terrasa, no dudaba en compartir el artículo y dedicar, de paso, unos cuantos tweets con su opinión personal de lo acontecido.

Resulta obvio, ante cualquier lector, que el periodista no está de acuerdo con la decisión tomada por el partido. ¿Afecta eso de alguna manera a la credibilidad de su periódico? Creo que, en este caso y como en muchos otros dilemas éticos, las líneas dilucidadoras son más que difusas. Por un lado, el editor de la cabecera podría llamar la atención a su colega de trabajo y pedir a todos sus redactores una imparcialidad más severa en sus redes sociales. Pero esa exigencia, por otro lado, atentaría directamente con el derecho a la libertad de expresión del periodista. De esta forma, posiblemente esas líneas difusas se encuentren alrededor de los límites del agravio. Si Terrasa insultase directamente a Susana Díaz, por ejemplo, y aunque siguiese formando parte de su libertad de expresión, resultaría hasta comprensible que su jefe lo viese con malos ojos. Pero exigir la objetividad absoluta a un profesional de la comunicación es anular gran parte de su capacidad de trabajo. Reflexionaba sobre esto muy lúcidamente Bastenier, periodista de El País:

ob1ob2

Al final, parece que la clave reside en la autocensura. Que cada periodista decida, libremente y con responsabilidad, si publicar cierta opinión podrá atentar a su credibilidad o a la de su cabecera. De esta forma, un medio de comunicación podría aconsejar a sus trabajadores que utilizasen sus cuentas personales en redes con mayor prudencia, pero no exigir de forma directa y tajante su silencio. Al fin y al cabo, la labor de un periodista reside en eso: en no quedarse callado.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s