La virtud de saber rectificar

Sandra Fernández

Cualquier trabajador basa su trayectoria profesional en su prestigio. Los logros, los premios, las medallas. Los periodistas se nutren de su credibilidad y su honestidad para mantener esta reputación. Es por esto que leer la rectificación del periodista Pedro Simón publicada en El Mundo hace, por lo menos, que se te revuelvan las tripas. Sea por compasión o por enfado.

Todo el mundo conoce a Nadia. Saltó a los medios de comunicación hace bastante poco, su padre aparecía en la prensa y en los platós de televisión suplicando ayuda a la ciudadanía. Una enfermedad genética rara, decía, amenazaba con llevarse la vida de su pequeña hija de 11 años. Según datos de El País, el padre de la menor llegó a recaudar 150.000 euros en cuatro días. La mañana del sábado, el periodismo Pedro Simón se disculpaba públicamente por no haber contrastado algunos datos. Resultaba que parte del relato del padre era ficticia. No se sabe todavía muy bien el grado de falsedad de su testimonio. Todo apunta a que, verdaderamente, Nadia Nerea padece una enfermedad rara que su padre decidió retocar para llamar más la atención de los medios. Pedro Simón picó el anzuelo.

Bien, la rectificación que publicaba esta mañana El Mundo presenta, indudablemente, algunos motivos de alabanza. Primero, porque no es muy común leer rectificaciones en prensa ni en ningún otro medio de comunicación, aunque los errores cometidos en periodismo sean cada vez más alarmantes. Aunque el periodismo tenga cada vez menos prestigio periodístico. En segundo lugar, Pedro Simón demuestra una valentía intachable al escribir esas líneas. Muchos periodistas habrían apostado por bajar la cabeza y esconderse un tiempo hasta que las aguas se calmasen.

La ética periodística, aquí, se puede posicionar tanto a favor como en contra del periodista. Por un lado, los más benévolos podrían explicar que un error lo tiene cualquiera, que todos nos tragamos la historia con patatas. Que la trayectoria de Pedro Simón es intachable. Mejor Periodista del Año, según la Asociación de Prensa de Madrid. Nada menos. Los más estrictos, sin embargo, también tienen un argumentario extenso a su favor. Y es que la labor de un periodista es, ante todo, contar  la verdad. Es vital, por tanto, que los profesionales de la comunicación contrasten todo lo que dicen, que verifiquen sus fuentes, que se esfuercen por validar sus contenidos. Simón explica en sus líneas de disculpa que se saltó estos pasos por un exceso de confianza.

Puede que la clave, aquí, sea el grado de empatía. Los más comprensivos sentirán que algo similar les podría pasar a ellos en el futuro y que, si llegase a pasar, les gustaría contar con un público solidario. Destacarán, también, la amplia trayectoria del periodista, que ha conseguido captar la atención de miles de lectores con su estilo pulido y elegante. Los más férreos posiblemente no entiendan cómo un periodista con más de 25 años de trayectoria a sus espaldas pudo haber cometido un fallo de novato.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s